sábado, 25 de febrero de 2017

El Papa Francisco escribe a los recien casados

En el número anterior de Pobo de Deus trascribíamos un texto de una carta del Papa en la que se dirigía a los novios. Hoy transcribimos un apartado de la misma carta en la que se dirige a los matrimonios jóvenes. Dice así:

A los matrimonios jóvenes también hay que estimularlos a crear una rutina propia, que brinda una sana sensacional de estabilidad y de seguridad, y que construye con una serie de rituales cotidianos compartidos. Es bueno darse siempre un beso por la mañana, bendecirse por las noches, esperar al otro y recibirlo cuando llega, tener alguna salida juntos, compartir tareas domésticas. Pero al mismo tiempo es bueno cortar la rutina con la fiesta, no perder la capacidad de celebrar en familia, de alegrarse y de festejar las experiencias lindas. Necesitan sorprenderse juntos por los dones de Dios y alimentar juntos el entusiasmo por vivir. Cuando se sabe celebrar, esta capacidad renueva la energía del amor, lo libera de la monotonía, y llena de color y de esperanza la rutina diaria (Carta encíclica LA ALEGRÍA DEL AMOR, Nº 226)


No hay comentarios:

Publicar un comentario