domingo, 1 de febrero de 2015

En memoria de Maruja Vázquez

Después de una larga enfermedad, que no llegó a inmovilizarla, pero sí le originó notables molestias, que ella sobrellevó con ejemplar resignación cristiana, culminó su peregrinación por este mundo Maruja Vázquez Díaz, muy querida y muy valorada en la Parroquia  de San Rosendo, donde residía y en la que dejó una gran huella positiva como catequista de niños y de adolescentes. Además de catequista de base, fue durante un tiempo Directora de la Catequesis Parroquial.
Además de la consagración bautismal, común a todos los cristianos, Maruja había formalizado su consagración a Dios, a Jesucristo y a la causa del Evangelio, ingresando en el instituto secular "ALIANZA EN JESUS Y POR MARÍA", fundado por el sacerdote vasco Venerable Don Antonio Amundarain Garmendia (1885-1954). Por eso ahora cedemos la palabra a las Hermanas del Instituto, transcribiendo una nota bibliográfica que ellos nos entregaron:
       "El ansiado encuentro con Cristo, se hizo realidad para nuestra hermana María Vázquez el pasado 30 de diciembre. Acompañada de su familia y miembros del Instituto, donde se consagró para hacer realidad el sueño del Venerable D. Antonio Amundarain Garmendia, Sacerdote y Fundador, de quien alguien dijo ^era un sembrador de Azucenas en los corazones^, María Vázquez, quiso vivirlo en su actividad profesional y en su trabajo apostólico, desarrollado en la parroquia de San Rosendo de A Coruña, donde compartió y testimonió su fe, como miembro activo en distintas tareas apostólicas, especialmente en la Catequesis. Quiso ser testigo y fermento de vida cristiana, vivida en limpieza, autenticidad y  verdad, desde una entrega total a Jesucristo, llevándolo allí donde no era conocido, querido o rechazado, con un ^apostolado sin ruidos^. Hoy el cántaro se ha roto, gastado de amor, agrietado por la enfermedad ....el agua de su vida se derrama y corre, como un río de gracia, hacia tu encuentro...Hoy, con Santa Teresita, nos dice: "Si una mañana me encontráis muerta, no os apenéis, será, sencillamente, que Papá Dios, habrá venido a buscarme". D.E. P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario