viernes, 31 de enero de 2014

Año Nuevo, una nueva oportunidad.

Nos estamos adentrando en un nuevo año. Es tiempo oportuno para echar una mirada atrás, hacia el año que acaba de terminar: para ver lo que hicimos bien y tratar de conservarlo y, si es posible, mejorarlo; también lo que hicimos mal y tratar de enmendarlo. En definitiva, para tratar de mejorar, en el orden material, si es posible; y en el orden moral y espiritual, sabiendo que en esto último siempre es posible mejorar. En cuanto a ser buenas personas y buenos cristianos siempre se puede avanzar, mejorando. Y esto es lo más importante, pues esto -lo de ser buenas personas y buenos cristianos- es lo único que va a puntuar positivamente en el examen final, al final de la vida.
Se dice que "el tiempo es oro". Así será si lo aprovechamos para hacer el bien. Para ello el nuevo año es una nueva oportunidad. ¡BUEN AÑO 2014!

No hay comentarios:

Publicar un comentario