viernes, 1 de marzo de 2013

Oficios de Semana Santa - Viernes Santo

Contexto
El Viernes Santo se rememora la Pasión y Muerte de Jesús.

Color
Rojo

Monaguillos que hacen falta
Como mínimo 2.

Preparativos
Llegar con 30 minutos de adelanto, porque no suele haber mucho que hacer.

Fíjate el el Sagrario, porque ya no está rodeado de flores ni de velas. El presbiterio tampoco tiene ninguna flor y el altar está al desnudo, tal y como lo habíamos dejado ayer. ¿No notas nada en falta en el presbiterio? Por si eres un lector despistado, es la Cruz lo que falta. La Cruz se guarda inicialmente en la sacristia y luego, llegado el momento, se recoge y se coloca en su sitio.

Credencia
Para la celebración nos hará falta:
  • Mantel para el altar y el misal. Llegado su momento se colocarán sobre el altar.
  • NO hay incensario.
  • NO hay cáliz ni patena grande. Recuerda que no hay Consagración en la celebaración del Viernes Santo. Por tanto, tampoco se tocan las campanas.
  • SÍ hace falta un corporal y un purificador, para antes de la comunión. Hace falta otro purificador para limpiar la Cruz durante la adoración.
    lavabo y bandejas suficientes para la comunión (al menos 3).
  • Las vinajeras en principio no hacen falta, pero se puede usar el agua para purificar el cáliz después de la comunión.
Celebración
A continuación resumo los aspectos más a tener en cuenta:
La procesión de entrada es un pelín distinta: como siempre, los monaguillos van delante de los sacerdotes. La diferencia es que se sube al presbiterio, tras hacer una inclinación de cabeza a la cruz, sin hacer genoflexión. Una vez en nuestros sitios, nos arrodillamos hasta que nos indiquen que nos levantemos.

Después vendrían las lecturas: primera, salmo, segunda y Evangelio. La lectura del Evangelio es el relato de la Pasión y Muerte de Jesús.

Una vez acabada la oración de los fieles (oración universal) -que es un pelín larga- 2 monaguillos acompañan a un sacerdote a la sacristía. El sacerdote coge la Cruz y cada monaguillo coge un velón y salen de la sacristía de forma que los monaguillos van a los lados de la Cruz con las velas encendidas. Antes de llegar por el pasillo principal hasta el presbiterio, el sacerdote hará 3 paradas: una en el fondo de la iglesia, otra por el medio y otra delante del presbiterio. Mientras tanto, entre otros dos monaguillos, se coloca el mantel y el misal sobre el altar. Debéis procurar hacerlo bien, con respeto y cuidado.

Ya delante del  presbiterio, los sacerdotes besan la Cruz y los monaguillos pueden hacerlo también. Ahora, dos monaguillos sostienen la Cruz de forma que la gente que se acerque pueda adorar la Cruz, besándole generalmente en los pies o en el clavo de los pies a Jesús. Otro monaguillo puede coger un purificador y limpiar las zonas en las que la gente besa la Cruz.

Una vez acabada la adoración de la Cruz por parte del pueblo, un sacerdote coge la Cruz y se la muestra al pueblo, para luego colocarla con ayuda de otra persona en el pedestal en el que se encuentra habitualmente.

Luego, un sacerdote va al Sagrario y coge los copones con las partículas consagradas del día anterior -el viernes no hay consagración- y los lleva al altar.

Despues vendría el Padrenuestro. No hay gesto de la paz,...

Ya para acabar (no hay bendición), los monaguillos y los sacerdotes en procesión parten del presbiterio, tras realizar una genoflexión a la Cruz, hacia la sacristía.


Notas adicionales
  • Por la mañana se celebra un Via Crucis, en la que se rememoran los instantes previos a la muerte de Jesús en la cruz, representados por 14 estaciones. Para los monaguillos, si queréis echar una mano, es una celebración bastante sencilla. Hay que ir recorriendo las estaciones con la Cruz y dos velas a su lado (3 monaguillos, por tanto). Procurad tener la Cruz y las velas levantadas, es decir, sin apoyar en el suelo. Os aseguro que cansa bastante, así que no pasa nada por apoyarlas en el suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario