domingo, 18 de enero de 2015

Nuevo año, nueva oportunidad

En 2014 no nos tocó el "gordo" de la Navidad, como deseábamos, menos mal que nos tocó el reintegro. Algo es algo. En la Navidad de 2015 volveremos a aspirar al "gordo". De momento lo que tenemos delante es un nuevo año, que es una nueva oportunidad para tratar de conservar, y si es necesario "mejorar", la salud y la paz, que son sin duda lo más importante en la vida.
El nuevo año es también una nueva oportunidad para crecer en algo en lo que siempre es avanzar, incluso a los 90 y a los 100 años; crecer y avanzar en humanidad y en vida cristiana. Para orientarse bien en este camino hay que echar mano de dos linternas: la de la razón (=sensatez-"sentidiño") y la de la fe (=conocimiento y vivencia del Evangelio).... Buen, año 2015, amigos, creciendo y mejorando siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario