lunes, 1 de julio de 2013

Unción de enfermos o Extremaunción

El nombre con la denominación correcta es sacramento de la Unción de enfermos no el de extrema unción, pues no es un sacramento para moribundos, sino para enfermos de cierta consideración o para personas que están muy débiles, por ejemplo, por el peso de los años. Prueba de ello es que, sobre todo en Pascua, hay quienes lo reciben en la iglesia a la que acuden por su propio pie.

Se trata de un sacramento a través del cual la Iglesia reza pidiendo por la salud corporal y espiritual del enfermo. Es un sacramento que, pudiendo ser, el enfermo debe recibir cuando está plenamente consciente, sin esperar a que entre en la agonía, y mucho menos a que muera. A veces la familia, por miedo a que el enfermo se asuste, no le dice nada ni avisa al sacerdote. El sacramento no apresura la muerte de nadie. Al contrario, el enfermo, si es una persona creyente, suele quedar aliviado y confortado y a veces recupera la salud y vuelve a hacer una vida normal.

Por lo tanto, los enfermos cristianos no tengan miedo a este sacramento y los familiares no tengan reparo en avisar al sacerdote con tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario