jueves, 20 de septiembre de 2012

Ante el nuevo curso

Todo pasa”, decía Heráclito de Éfeso (s. VI a. C.) famoso filósofo griego. “Todo se pasa” escribía Santa Teresa dos mil años más tarde (s. XVI), quien añadía: “Dios no se muda, quien a Dios tiene nada le falta; sólo Dios basta”.

Bien; pues pasó el verano, pasaron las vacaciones (para los que pudieron disfrutar de ellas); no pasó la crisis económica (que algunos conocen de oídas, y que muchos viven con dolor en su propia carne, en el propio hogar), pero que esperamos que también pase lo antes posible...

 Y los responsables de la Pastoral Parroquial estamos pensando ya en el nuevo curso. Trabajaremos para que sea un curso útil de cara a nuestra formación humana y cristiana. Que nos ayude a crecer y mejorar como personas y como cristianos. También procuraremos que sea un curso gratificante. Vamos, que lo pasemos bien. Que lo uno no está reñido con lo otro. Lo serio no está reñido con lo alegre. Para conseguir todo eso necesitamos la colaboración de todos: padres, niños del catecismo, chicos que se preparan para la Confirmación, etc. Además de los catequistas, por supuesto.

Decir también que está abierto el plazo para que se inscriban los que desean iniciar la preparación para luego poder recibir el sacramento de la Confirmación, sacramento muy importante en la vida de un cristiano, además de ser padrino o madrina. Es esta una norma para toda la Iglesia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario