lunes, 26 de diciembre de 2011

Año nuevo, nueva oportunidad

Se dice que el tiempo es oro. Y es verdad; es verdad, si por oro entendemos mejor y si el tiempo lo usamos bien; si lo usamos para mejorar nuestra vida como personas y como cristianos, además de en el orden económico. Aquí tiene aplicación aquello de que el hombre vale más por lo que es que por lo que tiene. Por tanto lo primero que habrá que revisar y mejorar, a la hora de revisar el año que termina y de hacer proyectos para el que viene, son nuestras actitudes ante la vida y ante las distintas facetas de la vida. Habrá que revisar y mejorar nuestra escala de valores, de la que tanto se habla hoy en el plano de la educación. ¿Qué es lo más importante para mí?¿Por qué me esfuerzo más?...

No hay comentarios:

Publicar un comentario