lunes, 31 de octubre de 2011

Lo moral y lo legal

No son la misma cosa, aunque a veces hay quien así lo cree, sobre todo cuando le conviene para no complicarse la vida o por las ventajas económicas que le reporta.

Legal es lo que se ajusta a la ley. Moral es lo que se ajusta a la recta conciencia; lo que es correcto, lo que está bien. Lo ideal es que lo legal y lo moral coincidan. Pero puede no ser así. Si lo que la ley manda o permite es injusto o inmoral, el hecho de que la ley lo mande o permita no lo convierte en moral, no lo hace bueno. Sigue siendo inmoral y , por tanto, no debe hacerse. Un par de ejemplos:
  • la discriminación racial (hace algunos años, legal en varios países)
  • el aborto (actualmente, legal en muchos países)
siguen siendo inmorales aunque la ley los permita. En caso de conflicto entre ambos, lo moral debe prevalecer sobre lo legal. La conciencia recta debe prevalecer sobre la ley. Aquí tiene aplicación lo que dijeron los Apóstoles a las autoridades de Jerusalén cuando éstas les prohibían hablar de Jesucristo y predicar el Evangelio:Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres (Hch. 4, 18). La conciencia recta y bien formada es algo así como un eco de la voluntad de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario