sábado, 23 de mayo de 2009

Mes de Mayo en casa

El mes de mayo, es el mes mariano por excelencia. Por eso se le denomina también "Mes de María". En las parroquias suele haber unas celebraciones especiales para alabar e invocar a Nuestra Señora. También se puede hacer en casa, recordando que el hogar cristiano es una "Iglesia doméstica", como nos dice el Concilio Vaticano II. Una forma sencilla y asequible a todos puede ser: Delante de una imagen o un cuadro de la Virgen, se reza un Padrenuestro y tres Avemarías, pudiendo añadir alguna de estas oraciones:

Bajo tu protección
Se trata de la oración mariana más antigua que se conoce (siglo III, Egipto):
"Bajo tu protección nos acogemos, Santa Madre de Dios; no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades; antes bien, líbranos siempre de todo peligro, ¡oh Virgen gloriosa y bendita!"

Oración de San Bernardo (s. XII)
"Acordaos, oh piadosísima Virgen María, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorado vuestra asistencia y reclamado vuestro socorro haya sido abandonado de vos. Animado con esta confianza, a vos también acudo, oh Virgen madre de las Vírgenes, y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados, me atrevo a comparecer ante vuestra soberana presencia. No desechéis, oh purísima Madre de Dios, mis humildes súplicas, antes bien dignaos atenderlas favorablemente y concededme lo que os pido. Amén."

Consagración a María
"¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a vos; y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro, Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén."

No hay comentarios:

Publicar un comentario